Clase de Yoga Suave

¿Alguna vez has escuchado a alguien decirte eso? "Me encantó la clase, ¡estuvo muy suave!"


Es interesante saber cómo percibe la gente una clase de Yoga. Y puede estar seguro de que cada uno tendrá una impresión diferente, especialmente si el grupo es muy heterogéneo.


En general, una clase suave se caracteriza por posturas que implican estiramientos, no exigiendo mucho al cuerpo para cada postura, cuando las transiciones entre una postura y otra tienen una continuidad y cuando el tiempo de permanencia no es fatigoso. De esta forma, el alumno sale de la clase sintiéndose muy bien.


Sin embargo, este estilo de clase puede parecer solo una clase de estiramiento, a pesar del trabajo de respiración consciente y la estructura de la secuencia. Porque muchas personas crean en su imaginación una especie de clase gentil, en base a sus experiencias y lo que han escuchado al respecto. La pregunta es ¿qué es suave para ti?


Desde este punto de vista, creo que la intensidad de una clase para determinarla suave está en el acondicionamiento físico del alumno, en la expectativa con la clase, en la facilidad de movilidad articular del alumno, en la amplitud de flexibilidad de los grupos musculares del alumno, en la facilidad de llegar y mantenerse en la postura.


¿Te diste cuenta entonces de que lo que es suave para mí puede no serlo para ti? (jejeje). Por lo tanto, cuando personas con características y objetivos similares se reúnan para una clase de Yoga, será mucho más fácil para el profesor saber qué clase de Yoga suave sería para ese grupo.




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo