¿Es el yoga para mí?

Actualizado: 21 feb

"¡Hola Helissa! ¿Me gustaría saber si dictas clase privada de yoga? Es para mi mamá. No se encuentra bien, tiene problemas de ansiedad".


Así llegó el mensaje de un hijo, donde vio en el Yoga la forma de ayudar a su madre. En el mismo momento me ofrecí a dar la clase. La madre se puso en contacto conmigo y me dijo que necesitaba meditación, y me explicó poco sobre su problema. En ese momento supe que era una señora mayor.


Programada la sesión gratuita y experimental, tomé mis accesorios, esencias, parlante bluetooth y en mi mente el plan de la clase. Cuando se abrió la puerta y tuve contacto personal con esa señora, sentí lo que realmente necesitaba: respirar, conectar con su esencia de paz, dejarse llevar, confiar, concentrarse y relajarse.


Cualquiera, independientemente de sus características físicas o emocionales, puede practicar Yoga. Las adaptaciones y variaciones son tan extensas que nos recuerda que el Yoga no es una caja cerrada de reglas a las que uno se adapta. El yoga se adapta a ti.


Si tu cuerpo no se mueve bien cuando estás sentado, podemos hacer Yoga de pie. Si tu cuerpo no se mueve bien al estar de pie, podemos hacer Yoga sentados en una silla. Si tu columna vertebral no te permite hacer rotaciones profundas, podemos usar una pelota, almohada, bloque y cuerda para ayudar a tu cuerpo a sentirse cómodo en la postura. Si tiene dificultades para ver, una guía verbal con una explicación detallada puede guiarlo.


¡El yoga es democrático! No siempre estamos preparados para recibir lo que necesitamos y vamos en busca de lo que queremos. Hay clases de Yoga donde se repite una y otra vez la misma serie, donde el movimiento del cuerpo entre una postura y otra es rápido, donde el tiempo de permanencia en la postura es largo, donde las posturas propuestas son siempre de variaciones y uso de apoyos , donde el propósito principal es estar al revés, donde la mitad del tiempo se centra en la meditación y la otra mitad en las posturas, donde se centra en las técnicas de respiración más que en las posturas, donde hay cantos de mantras.


La variedad de estilos y técnicas de Yoga es enorme. Incluso el estilo del profesor a la hora de aplicar esa técnica o estilo. Por tanto, basta tener un cuerpo para practicar Yoga. Y ... paciencia para encontrar la técnica, el estilo y el maestro con el que te identificas en esa etapa de tu vida. Con la conciencia, siempre puedes probar nuevos estilos a medida que cambia la asombrosa danza de la mente y el cuerpo.


Lo importante en el Yoga es adaptarlo a ti. No necesitas adaptarte al Yoga. Las lecciones privadas ayudan a casos específicos en diferentes etapas y las lecciones grupales te hacen lidiar con compartir la atención, liberándote de la comparación y simplemente del Ser y Estar.



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo