Posturas que deben evitar las embarazadas

Un cuerpo embarazado sufre cambios todo el tiempo durante el embarazo. La generación de un bebé en tu vientre consume mucho del cuerpo. Para cuidar bien la salud durante este período es importante tener ciertos cuidados.


Cuando hablamos de Yoga, en general, ya pensamos en posturas. Entonces, hablemos de las posturas que debes evitar cuando estás embarazada. Muchas de estas posturas serán más incómodas o imposibles de cumplir a medida que crezca el útero.


1) Presión en el vientre

Las posturas que llevan el cuerpo boca abajo pueden ejercer presión sobre la barriga. Esto no está indicado por el riesgo de impedir o dificultar el transporte de oxígeno y nutrientes al bebé y problemas de circulación sanguinea para la madre. Este riesgo aumenta a medida que crece el útero.


Posturas no recomendadas:

Ej: Esfinge (Salamba Bhujangasana), Cobra (Bhujangasana), Perro que mira hacia arriba (Mukha Svanasana), Ocho apoyos (Ashtanga Namaskara).

Mukha Svanasana

Aunque la permanencia de la postura no lleve la barriga completamente apoyada en el suelo, la transición de esa, es decir, el movimiento para entrar y salir de la postura, puede llevar a presionar la barriga contra el suelo. Además, estas posturas se suelen realizar con extensión de columna, lo que puede causar dolor a algunas mamás debido al estiramiento que provoca en la región frontal del abdomen.


2) Torsión del torso

Torcer el tronco hace que comprima los órganos y, en consecuencia, comprima el útero a medida que crece. De la misma forma que al realizar las torsiones, puede ser que el vientre quede presionado contra el suelo o la pierna, debiendo disminuir el ángulo de giro a medida que crece el útero. También puede causar dolor en los músculos abdominales debido al intenso estiramiento que provoca en la postura.


Posturas no indicadas:

Ej: Media torsión sentada (Ardha Matsyendrasana), Torsión luna creciente (Parivrtta Anjaneyasana), Gato tirando su cola, Torsión corazón derretido.


Gato tirando su cola
Torsión corazón derretido
Torsión luna creciente
Media torsión sentada

3) Contracción abdominal

Cuando le informas al profesional de educación física que estás embarazada, ¿cuál es el primer grupo de ejercicios que dice que está contraindicado? Los abdominales. Lo mismo ocurre en las posturas de Yoga con aquellas que aportan isometría a los músculos del abdomen, es decir, las activaciones de contracción muscular del vientre.


Al contraer el abdomen, llevamos el ombligo hacia adentro, comprimiendo los órganos y activando la fuerza de los músculos. Tales posturas pueden proporcionar un esfuerzo físico excesivo que aumenta el riesgo de contracciones intrauterinas y parto prematuro. Por lo tanto, las posturas de parada de manos también conducen a esta contracción abdominal, es decir, todas las posturas basadas en los brazos flexionados del Chaturanga.


Posturas no indicadas:

Ej: Bote (Navasana), Flexión (Chaturanga), Ocho ángulos (Astavakrasana).


Flexión
Bote
Ocho ángulos










4) Invertidas

En general, las invertidas están contraindicadas debido a los siguientes riesgos a medida que crece el útero.


a) Caída

b) Cambio en el centro de gravedad del cuerpo y la percepción del equilibrio.

c) Mayor presión de los órganos sobre el diafragma, dificultando o acortando la respiración.

d) Aumento de la presión arterial.

e) Aumento de la presión en el estómago, que puede causar reflujo.

f) Mayor fuerza muscular del abdomen y músculos intercostales para levantar las piernas.

g) Inversión del flujo de energía Apana Vayu que aparece naturalmente en el cuerpo a través de la presencia del feto.


Posturas no indicadas:

Ej: Invertida sobre la cabeza, sobre las manos, sobre los antebrazos, con parada de manos, sobre los hombros.
















Entre todas las posturas no recomendadas durante el embarazo, reportadas en este post, sepa que muchas de estas posturas tienen variaciones. Así, la mujer embarazada podrá tener los mismos beneficios de las posturas contraindicadas practicando las variaciones y adaptaciones de las posturas.


No estoy en contra de que las mujeres embarazadas practiquen todas estas posturas no recomendadas aquí. Porque creo que cada una tiene su propia relación con el embarazo, conocen bien sus propios límites, saben lo que les conviene, saben por qué están practicando cada postura y su propia relación con la práctica del Yoga.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo