Respiración en Yoga

Actualizado: 12 may

Pranayama: Prana (energía vital), Yama (control/expansión). En sánscrito así es como nos referimos a la respiración. Palabra central del Yoga. Significa que no hay Yoga sin la conciencia de la respiración.


Lo que diferencia al Yoga de otras prácticas físicas como clases de estiramiento y pilates es la respiración consciente. Porque Yoga es la unión de cuerpo, mente y espíritu. El vínculo de conexión de los tres está en la respiración consciente.


¿Cómo lograr esta respiración consciente?


El primer paso es reconocer tu propia respiración, sin hacer juicios. Solo identifica cómo está ella en ese momento, dónde sientes su respiración en tu cuerpo, cuál es la intensidad y el tiempo de cada respiración.


Luego viene el paso de volver a aprender a respirar. ¿Como asi? ¡Es eso mismo! Cuando nacemos respiramos como nos hizo la naturaleza, es decir, los diafragmas (músculos en forma de cúpula entre el tórax y la cavidad abdominal) se expanden hacia abajo - hacia el abdomen dando más espacio para que los pulmones se expandan durante la inhalación, se retraen hacia arriba - hacia la cavidad torácica durante la exhalación disminuyendo el espacio de la cavidad torácica.


Por eso, durante la práctica del Yoga es muy común practicar y aprender la respiración circular, es decir, inhalar abdomen y pecho y exhalar pecho y abdomen. Aprendiendo, así, a trabajar la respiración en sus tres etapas: abdominal (baja), torácica (media) y clavicular (alta).


¿Por qué desaprendemos a respirar?


Con la cotidianidad occidental y moderna, aceleramos y modificamos la noción del tiempo, generando ansiedad y estrés a nuestro cuerpo y mente. Consecuencia es una mente agitada, con un alto flujo de pensamientos que generan tensiones en el cuerpo. Estas tensiones generan una nueva forma de respirar, dirigiendo la respiración más arriba en el pecho y en las clavículas. Tal respiración la usamos cuando el cuerpo necesita más oxígeno para generar energía en el cuerpo, por ejemplo, durante la práctica de ejercicios aeróbicos: corrida, spinning, natación, jump.


Sin embargo, si estamos descansando o sentados en una oficina produciendo material escrito, ¿por qué nuestra respiración sería corta y concentrada en la parte superior del pecho? Sencillo. Porque estamos tensos y no nos damos cuenta. El caso es que nuestro cuerpo y mente se acostumbran y empiezan a encontrar un patrón de normalidad en esta respiración.


Además del factor cotidiano, también está el factor estético. Mucha gente todavía ve un cuerpo hermoso como el que tiene el abdomen duro y por dentro. Así que esta es otra razón por la que no relajamos el abdomen para que los diafragmas puedan moverse anatómicamente y expandir el abdomen durante la inhalación. Lo que también hace que la respiración sea corta, es decir, solo a la altura media y alta del pecho.


¿Y después de que hayamos aprendido a respirar?


Después de que ya reconozcamos cómo es nuestra respiración y después de que aprendamos a practicar y utilizar la respiración circular durante la práctica de Yoga y en nuestra vida diaria, podemos aprender a manejar otras técnicas de respiración que nos permitan aprender a expandir el tiempo de cada paso: inhalación, retención con pulmones llenos, exhalación, retención con pulmones vacíos. ¡Por supuesto! Dentro de las indicaciones y contraindicaciones de cada cuerpo y mente.



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo